domingo, 24 de enero de 2016

"EL SUTRA DEL CORAZÓN"

“EL SUTRA DEL CORAZÓN”


En el deambular por el Camino de la Recuperación, me encontré con el “Sutra del Corazón”. Al principio no comprendí absolutamente nada, pero a través de oír, aprender, comprender e intentarlo vivir a través del Silencio, llegué a comprender el verdadero significado.
¿Que es un Sutra?. ¿Qué nos enseña el Sutra del Corazón?. Lo vamos a exponer de forma “Textual” y después lo intentaremos comentar y explicar. ¿Te parece bien?

 “Mediante la práctica del profundo Prajña Paramitá, el Bhodissatva percibió que los Cinco agregados eran inexistentes, asegurándose así la Liberación de todo sufrimiento.
Sariputra, dijo, la forma no difiere del vacío, ni éste de aquella. La forma es idéntica al vacío; el vacío es idéntico a la forma. Vacías son también la recepción, la concepción, el pensamiento y la conciencia.                                                                                   
El vacío de todas las cosas no es creado ni aniquilado, no es impuro ni puro, no crece ni decrece. Por lo tanto, en el vacío no hay percepción, concepción, pensamiento ni conciencia; no hay ojo, oído, nariz, lengua, cuerpo ni mente; no hay forma, sonido, olor, gusto, tacto ni idea; no existen las distintas categorías sensoriales, desde el reino de la visión hasta la facultad; en ellos están los doce eslabones de la cadena de la causalidad, desde la ignorancia hasta su cese y desde la vejez y la muerte hasta su fin; no existen “Las cuatro nobles verdades”, como tampoco existen la Sabiduría ni el Logro. Porque gracias al total desapego, los Bodhissatvas que se apoyan en el Prajña Paramitá, carecen de obstáculos en sus corazones; en consecuencia, no temen, se hallan liberados de los antagonismos y las ilusiones y alcanzan el Nirvana”.
 “Todos los Budas del pasado, del presente y del futuro han obtenido la visión completa y la Iluminación perfecta, apoyándose en el Prajña Paramitá, que contiene la fórmula sobrenatural, la gran Luz jamás igualada, la que verdaderamente puede borrar todo el sufrimiento de esta orilla.”
En la Vacuidad no existen los Cinco Elementos, no existen las Cuatro Nobles Verdades, porque forman parte del Vehículo que nos conduce y ayuda a cruzar el río hacia la Liberación y, una vez cruzado, nos olvidamos y nos liberamos de los medios usados así como de su fin.

Gracias al desapego, los Bodhissatvas que se apoyan en el Prajña Paramitá, carecen de obstáculos en sus corazones; en Conciencia no temen, se hallan liberados y alcanzan el Nirvana.

Cuando se alcanza el Nirvana, la Liberación, el No Sufrimiento o la Fe Profunda, el resto de las cosas carecen de importancia, carecen de significado y pasan a un segundo término.

La eliminación de los cinco agregados, nos conducen a la Liberación, ya que ellos, solo nos proporcionan impedimentos. Es muy importante vigilar de cerca a los cinco agregados, porque fluyen sin control dentro de la mente, impidiendo actuar de forma correcta.

Pongamos un ejemplo práctico:

Los pensamientos que fluyen negativamente, no debemos permitir que dominen nuestros sentimientos. Hemos de eliminarlos con la práctica del Bien y la práctica de la Meditación. Las palabras que nos fluyen por la boca, no siempre son las mas correctas, por ello, tenemos que controlar y revisar lo que expresamos. En las acciones cotidianas, no siempre actuamos de forma adecuada porque con frecuencia, no solemos controlar nuestros propios actos ni los pensamientos.

Para actuar de forma correcta, hemos de ejercer SIEMPRE, un auténtico control de nuestras prácticas cotidianas, es decir, vivir “VIVO Y DESPIERTO” de forma Consciente, en el quehacer del momento presente del día a día.
El pasado y el futuro son “impermanentes”. El pasado forma parte de las vivencias realizadas en el pasado, en los momentos presentes de aquellas épocas y son “impermanentes” porque poco podemos hacer para modificar o corregir las vivencias del pasado. El futuro también es “impermanente”, porque no podemos corregir ni modificar aquello que no ha ocurrido todavía.

Por todo lo expuesto, solo el presente forma parte de la Realidad y, sobre ella, hemos de actuar para acercarnos a la Verdad y permanecer en el Camino de la Evolución personal.

¿Qué sentido tiene vivir del pasado o pensando en el futuro que es incierto? El pasado forma parte de tu historia, que es importante, pero es sencillamente tu historia, nuestra historia, pero la vida, transcurre en los acontecimientos que suceden en la cotidianidad de la vida en el momento presente. 

El "Sutra del Corazón" se podría semejar al "Sueño Reparador". En el profundo sueño del Alma, se manifiesta lo que realmente somos. No existe el sufrimiento. No existe el agotamiento mental. No existen las preocupaciones. No existe el estrés ni la ansiedad. Es el Sistema de "Carga de Energía" que te permite, al despertar,  sentirte lleno de vida para hacer lo que realmente se tiene que hacer, porque, durante la noche, te has cargado, "las pilas" para sentir que estás "Vivo" para Dar sentido al Renacer del Nuevo día, en todo su esplendor.

Pongamos un sencillo ejemplo:

¿Podemos Amar ayer?. ¿Podemos Amar mañana?. ¿Podemos construir una casa, trabajando ayer o mañana?. ¿Dónde permanece la mente?

Estas preguntas no tienen sentido. Realmente no tienen sentido porque la Realización de las cosas o la Realización personal, siempre permanece en el momento que estás viviendo.

Nuestra mente (en minúscula) no entiende de estos temas, porque ella siempre va deambulando entre el pasado y el futuro. Ella no entiende el presente, porque en el Presente se encuentra la Autenticidad, el Crecimiento y el Hacer lo que tienes que hacer con la Conciencia “despierta”. ¡Eres y somos lo que hacemos en el día a día! ¡Esa es la Realidad de los hechos, vividos y sentidos, ya que son los que nos marcan lo que realmente somos.

La Meditación y su práctica, se canaliza hacia una actitud correcta llevada a la práctica, en el momento presente. ¡No puedes hacer Meditación, ayer o mañana! ¡No puedes comer ayer o mañana!

Las enseñanzas del Zen, comienzan explicando el estilo de vida de los Bhodissatvas, porque estaban exentos de impurezas y pasiones mundanas. Eran mansos. No tenían ninguna carga sobre ellos. Habían resuelto los problemas de su existencia. Eran dueños de sus pensamientos y carecían de todo tipo de Ego y Apego.
El Bhodissatva era aquel que había superado su yo personal y estaba lleno de Sabiduría interior, y no aceptaba su Liberación sin la Liberación de los demás. Vivía entregado a enseñar y ayudar a los más débiles y a los más necesitados, porque eran considerados como seres vivientes en el Gran Vehículo, en la Donación y el Compromiso personal, porque su misión era impartir las enseñanzas del “Dharma”, el Camino de la Vida y la Liberación Espiritual. 

El "Dharma" se consideraba la enseñanza del Camino de la vida y, para enseñar a los demás, ejercía su poder con su propio ejemplo y estilo de vida personal, es decir, con su Testimonio y su Coherencia personal.

Lo que embellece el cuerpo integrado, es percibir en su Realidad, los propios signos ubicados dentro de uno mismo, que si ya permanecen dentro, solamente hay que dejarlos fluir con las “puertas abiertas”, compartiendo las propias vivencias, con el mundo del “Samsara” (la gente sencilla y humilde). Ellos, se mezclaban con la multitud y vivían con ellos la Esencia del “Dharma”, ayudándoles a salir de la Ignorancia.

La gente con la Conciencia “despierta” no se apega a la materia de ninguna forma. Sólo se apoya en las cualidades del Espíritu interno. Cuando vives solamente para el cuerpo físico o material, te conviertes en una persona “inmadura” e inmersa en el mundo de la ignorancia, sin embargo,  cuanto más te cuidas de las enseñanzas del Espíritu, de lo que realmente somos, integrando el cuerpo, la mente, las emociones y los sentimientos puros, la Alegría brillará en todo tu ser y te sentirás en Equilibrio, Armonía y Plenitud, en la Totalidad del “Cuerpo Espiritual”, lo que realmente somos por dentro.

La mayoría de la gente, centra su vida a través del cuerpo, que no tiene consistencia porque nace, vive, crece y muere, y ahí se acaba todo, por ello es importante comprender realmente, que el cuerpo es el vehículo que nos conduce y nos sostiene para efectuar el "Viaje" hacia el interior, apoyándose en las cualidades y en las prácticas de la interiorización.

El yo y el ego, se asemejan a la creencia centrada en el cuerpo como materia. ¿Es esta la verdadera solución de los problemas, vivir apegado a lo material?.

Intentaremos comprender el Mensaje a través de un ejemplo sencillo:

Una familia la forman dos elementos:

1.-  La casa:  es y representa la estructura física o material. 
2.-  La familia:  formada por los padres y los hijos, es decir, por  las personas que viven dentro de la casa.

- La casa es como el cuerpo. Hay que cuidarla, limpiarla, pintarla, arreglar cualquier grieta, así como cualquier defecto o deterioro que vaya surgiendo en el transcurso del tiempo. El cuerpo es realmente lo mismo y hay que cuidarlo de igual forma. Es la "entidad" que forma el soporte que nos permite vivir de forma integrada.
- La familia es lo Esencial. Su Alegría, su Armonía, su formación, su servicio, su confianza y su Amor. La familia, dentro de la casa, es semejante a la vivencia del espíritu del “Dharma” o el Gran Vehículo dentro del interior, permaneciendo integrado en la estructura física, porque Todo, absolutamente Todo, eso eres tú y somos nosotros.
El verdadero sentido de la importancia Vital y fundamental, lo forma la familia dentro del hogar y el espíritu dentro del cuerpo físico.

Las dos entidades, cuerpo y espíritu son importantes. El cuerpo externo hay que cuidarlo para que se pueda vivir de forma permanente en el cuerpo interior. Es como si la persona estuviera formada por dos estructuras perfectamente relacionadas, el yo exterior y el Yo interior, en perfecta Armonía y en perfecto Amor, entre los dos cuerpos. Lo importante es, no hacer daño a ninguno de esos dos cuerpos, porque ambos se necesitan y forman tu propia Esencia, es decir, la Unidad de Todo lo que uno es.

El “Sutra del Corazón”, ha existido, existe y existirá mientras perdure el Ser Humano. Yo he tenido la suerte de encontrármelo en el Camino, y doy Gracias a la vida por haber “Comprendido” su verdadero Significado.
________________________


Gracias por permanecer y formar parte  del Grupo de
Salud y Vida”, con la intención de, entre todos,
Expandir el Conocimiento de la Salud Holística Integral,
hacia dentro y hacia fuera de nosotros mismos.

Si consideras que este Tema puede ayudar a cualquier 
persona de tu entorno, ¡Ya sabes! Es importante el Compartir,
para "Ayudarnos" y "Ayudar" aportando nuestro pequeño 
"Grano de Arena" al bien común.     

Emilio Tolosa Valverde

Autor de los libros:

“Implantando Raíces de Bien”
“Crecer en los Valores del Alma”
"CD sobre Meditación Profunda”

Es la clave del Grupo deSalud y Vida

Tno. de Contacto:  647 42 31 91

Blog de Emilio Tolosa Valverde



No hay comentarios:

Publicar un comentario